Accueil    Sommaire    Ordo    Lieux de culte    Catéchisme    Vidéos    Nous aider    Dons en ligne    Liens des sites FSSPX    Contact    Rechercher    Privé 

Les insolites de LPL

   Carta a los amigos y benefactores n° 64

 Volver a los archivos de la Carta a amigos y benefactores


Mgr Fellay, Superior General de la FSSPX
Juillet de 2003

 

Queridos amigos y benefactores,

RADITION Y MODERNISMO

Comentando un incidente sobrevenido durante el Concilio Vaticano II y teniendo relación con la colegialidad, Monseigneur Henrici declaraba que " ilustraba por lo menos claramente el enfrentamiento de dos tradiciones diferentes de la doctrina teológica, que no podían, al fondo, comprenderse mutuamente (1). Esta pequeña frase no es anodina; en su brevedad describe la gran tragedia que golpea la Iglesia desde hace cuarenta años. Dos pensamientos opuestos, dos pensamientos que no pueden comprenderse se entregan a un combate desapiadado cuya puesta no es nada más que la dirección de la Iglesia.
Quince años después del concilio, el papa Pablo VI le exprimía(expresaba) más o menos el mismo pensamiento a su amigo Juan Guitton. " Hay un gran disturbio(confusión) de momento en la Iglesia y lo que está puesto en tela de juicio, es la fe. Lo que me asusta, cuando considero el mundo(gente) católico es que, dentro del catolicismo, parece prevaler a veces una corriente de pensamiento de tipo no católico Y que puede llegar que esta corriente no católica dentro del catolicismo se lo(la) lleva mañana, pero jamás representará el pensamiento de la Iglesia. Hace falta que subsista un pequeño rebaño, por muy pequeño haya (2). Antes, el papa se preguntaba si éramos en últimamente.
En su declaración del 21 de noviembre de 1974, exprimiendo(expresando) su adhesión inquebrantable en Roma eterna y su desestimación(retoño) también determinada de Roma modernista, Monseigneur Lefebvre no decía otra cosa.
Podemos sólo ser golpeados por la concordancia del análisis de las tres personas anteriormente citadas, sobre todo por el hecho de que vienen de horizonte profundamente diferente. Los tres comprueban la existencia de una rivalidad extraordinaria entre dos maneras de ver, dos tipos de Weltanschauung (visiones del mundo) incompatibles en el mismo seno de la Iglesia católica. Uno de estos pensamientos no es nada más que la enseñanza tradicional católica, lo que la Iglesia tiene siempre y por todas partes enseñado: la fe católica con todas sus implicaciones prácticas. El otro es un pensamiento moderno, denunciado(revelado) por santo Urraca X como un modernismo agnóstico y evolucionista, y que, de amenaza al principio del siglo XX, se transformó en herida verdadera que gangrenaba toda la vida de la Iglesia en la segunda mitad del mismo siglo XX. Este pensamiento de tipo no católico efectivamente triunfó en el momento del concilio. Después, paraliza la vida de la fe, la vida sobrenatural, por cantidad de reformas impuestas la Iglesia en nombre del espíritu del Concilio Vaticano II.
Hay una lógica, una coherencia en todo sistema de pensamiento; y todo sistema de pensamiento tiende(alarga) a una realización concreta, a una acción. Es así en la naturaleza de las cosas como este conjunto de esfuerzos que se llama reformas post-conciliares, reflejando el espíritu de Vaticano II, se hubiera provocado el desastre del que sufre la Iglesia desde el Concilio. Este pensamiento de sí es extraño para la Iglesia. Por alguna grieta, el humo de Satanás penetró en el templo de Dios. Ataviada con una pompa eclesiástica, piensa hacerse pasar hoy por la norma católica. A causa de nuestra oposición a este sistema nuevo, hemos sido condenados. La Tradición católica con la que nos casamos ha sido rechazada(echada de nuevo) por la vida de la Iglesia, por lo menos marginada, depreciada como en lo sucesivo desusada.
Para darse cuenta de eso, consideremos por ejemplo la profundidad de los cambios impuestos la vida religiosa, esta flor tan preciosa de la vía de los consejos que les exprime(expresa) a la mayoria de los fieles y a los hombres del mundo(gente) entero el alejamiento del mundo como el camino de la perfección cristiana. " Si alguien quiere ser mi discípulo, si renuncia, si tome su cruz y si me siga. Qué venda todos sus bienes … " Lo que ha estado perdido en gran parte en la voluntad de reforma de la vida religiosa y de su adaptación al mundo de hoy, es ni siquiera un alejamiento físico del mundo, el objeto de los consejos evangélicos, sino que ante todo y más profundamente esta desestimación(retoño) del mundo pide la Iglesia por las promesas del bautismo, con todas sus exigencias necesarias para la salvación. Esta pérdida se comprueba en detalles innumerables de la vida de las Congregaciones religiosas, por ejemplo como la supresión del puerto del vestido.
Hay que decir la misma cosa de la vida sacerdotal. Este pensamiento extraño para la Iglesia que se introdujo en Ella profundamente destabilizó un elemento todavía más profundo y más necesario para la vida del Cuerpo místico: el sacerdocio. La pérdida de la noción de sacrificio para reparar los pecados, la pérdida del sentido(dirección) del sacrificio y hasta la desestimación(retoño) de la cruz en casa de un número impresionante de sacerdotes íntimamente son atadas(vinculadas) a este nuevo pensamiento que engendró una nueva misa, Novus Ordo Missæ. Y así de todas las reformas. Todo se coge. Con una lógica temible y interna. Sí, hay que decirlo y repetirlo, los trastornos impuestos en la vida de la Iglesia desde el Concilio son los frutos de la irrupción en su pecho de un pensamiento extraño y destructor de la especificidad católica.
El más trágico en esta situación viene de lo que este pensamiento no católico es como asumida por la autoridad de la Iglesia e impuesta en nombre de la obediencia, lo que devolvió su difusión desgraciadamente tan eficaz e impidió una reacción normal de oposición en todo el Cuerpo Místico contra el veneno mortífero.

L'ENCÍCLICO SOBRE LA EUCARISTÍA Y LA MISA DEL 24 DE MAYO

Cuando consideramos los acontecimientos diversos de estos últimos meses, me parece el que importa recordar esta trama trágica de nuestra historia. En efecto nuestro criterio de juicio para apreciar los acontecimientos de la Iglesia y del mundo necesariamente debe incluir este dato fundamental: podremos considerar como válidos, determinantes y verdaderamente buenos, sólo los acontecimientos que realmente influirán en esta trama. Con claridad, creeremos que Roma verdaderamente hace un gesto hacia la Tradición si y cuando éste, de una manera o de otra, encorvará y corregirá la línea general antitradicional que continúa apestando la Iglesia.
¿ La noticia encíclica sobre la Eucaristía santa tuvo esta influencia? A pesar de las apariencias y las retiradas(recordatorios) muy felices del Concilio de Treinta, a pesar de la denuncia de un cierto número de abusos, todas cosa buenas en sí y qué saludamos con alegría, el pensamiento de fondo y el conjunto de las circunstancias que acompañan este Encíclico nos hacen responder: desgraciadamente no. La misa a la cual hace haz referencia a la Encíclica de cabo a rabo es bien la nueva misa, la misa reformada en nombre de Vaticano II. Esto dice todo. Esto implica una voluntad de modificaciones cosméticas y superficiales y no un cambio radical absolutamente necesario para " volver a la Tradición ". En ninguna parte encontramos una entrega(descuento) en cuestión hasta parcial de las reformas litúrgicas, aunque admitimos errores, abusos etc. Esta encíclica no piensa volver para atrás, piensa ordenar solamente de manera menos mala la doctrina sobre la Eucaristía santa. Si se es dispuesto a cambiar la mermelada, Nos negamos a priori a cambiar la rebanada(raya) de pan enmohecido en la cual lo repartimos. Si aunque el conjunto queda indigesto y peligroso para la salud.
¿ La misa celebrada por el Cardenal Castrillon Hoyos el 24 de mayo en la Basílica de Santa María Majeure de la que nos regocijamos sería esta señal de la vuelta? ¿ Tendría que interpretar como una expresión débil de una voluntad firme de cambiar el curso desastroso de los acontecimientos? Por falta de convicción, por miedo de la oposición progresista, el gesto bello quedará un gesto único y no es el anuncio feliz de la liberación de la misa tan esperado por los fieles de la Tradición: el sacerdote-asistente de esta misa, el que tenía el honor de acompañar al Cardenal al altar, aunque proveído del Celebret Ecclesia Dei se vió negar la misma mañana del 24 de mayo la celebración de esta misa tridentine a Santo Pierre. He aquí que es elocuente.
Hay así una mezcla incompatible de antigua y de moderna, por lo menos así es como lo vemos, a la luz de la Tradición. Pero el espíritu moderno, para el que el principio de no contradicción es sublimado no lo oye(entiende) como nosotros: absorbe ambos elementos antagonistas. Acepta el contradictorio; en una condición sin embargo: qué el antiguo renuncie a rechazarlo(echarlo de nuevo), qué renuncia a la exclusividad.
El carácter contradictorio se reencuentra de manera brillante - en el Encíclico - en la cuestión de la admisión de los no católicos a la comunión. La distinción entra grupo (que debería negar la Eucaristía santa porque fuera de la comunión eclesiástica) e individuo (al que se puede darle si cree en la Eucaristía santa) no es aceptable. Porque y la fe y la comunión eclesiástica son independientes de la cuestión de grupo.
La teología enseña que la negación de una sola verdad de la fe basta para quitar toda la fe (cf. Pie XII, dogma de la Asunción). Y pues no podemos decir sobre el no católico que rechaza(echa de nuevo) ciertos dogmas que objetivamente tendría la " fe en la Eucaristía santa " y que esta condición sería suficiente para recibir la comunión.

RELATIONES CON ROMA

Encontramos el mismo problema en cuanto a nuestras relaciones con Roma. Si Roma está dispuesta a recibirnos y hasta nos invita a eso, es en la nueva perspectiva ancha y pluralista que acepta que puntos de vista contradictorios puedan coexistir (ya que ignora la contradicción). No se trata aquí de opiniones divergentes aceptables y quiénes hacen la riqueza de la Iglesia en su diversidad. Se trata de un pensamiento no católico que quiere cueste lo que cueste hacerse aceptar por y para ellos todos.
La fe católica en cambio es exclusiva, como toda verdad; no puede conceder de derecho a su contrario, si circunstancias exteriores con vistas al bien común piden a veces la tolerancia.
El espíritu católico también que emana de esta fe es exclusivo, y es incompatible con espíritu del mundo, aunque en la vida de numerosos fieles se puede encontrar esta incoherencia y esta mezcla de católico y de mundano.
Somos concientes que nuestra exposición es un poco esquemática. Cuando hablamos de Roma moderna o de Roma actual, hay que añadir que ésta no es modernista de modo monolítico, y que en misma Roma un cierto número de prelados quiere reaccionar contra esta catástrofe; pero hasta aquí, todo indica que la línea directora todavía queda la de las reformas post-conciliares, en nombre del Concilio intocable. Queda que implícitamente o explícitamente es siempre el Concilio y la nueva misa - como norma actual y general de la vida católica - que Roma piensa imponernos. Es bien este pensamiento extraño del que hablamos más alto que todavía se quiere y siempre hacernos tragarnos. Roma en hecho la condición sine qua no de nuestra regularización. Nos queda pues sólo continuar nuestra huelga del hambre de las novedades), hasta que por fin Roma le quiera darnos - y a todo el Cuerpo místico - el pan alimenticio de la Tradición católica que mendigamos en esta noche ya muy larga. Pero jamás nos cansaremos de golpear. Es el Señor quien nos enseñó a hacer así. Y tiene las palabras(voces) de la Vida Eterna. Creemos en Su Omnipotencia, creemos en Sus promesas.

Dígnate a Nuestra Dama, Madre de la Iglesia, por muy grande y por muy maternal protegernos, comportarnos sobre los caminos de la paciencia y de la fidelidad y, " cum prole pia " (3) bendecirle abundantemente.

En la fiesta de la Sangre Preciosa, el 1 de julio de 2003

† Bernard FELLAY

(1) Peter Henrici, " La maduración del Concilio ", Communio, noviembre de 1990, p. 85 y sq.
(2) Juan Guitton, " Paul VI secreto ".
(3) " Con su divino Hijo ".

Página anterior       Página siguiente

 

 

  Recevez par email nos mises à jour

   

Messes en direct
depuis Saint Nicolas du Chardonnet

Voir les horaires

Nouvelles parutions

Bulletins de la Tradition

Catéchisme n° 125

L'ordre

Camps d'été 2020

Pour garçons
et jeunes gens

Camp St-Pierre J-E. pour garçons de 14 à 17 ans au cœur des Pyrénées-Orientales
du 11 au 26 juillet 2020

Camp Bx Théophane Vénard pour garçons de 8 à 13 ans à Kernabat
du 16 au 30 juillet 2020

Pour filles et
jeunes filles

Soeurs de la FSPX - Camp ménager du 20 juillet au 29 juillet 2020 pour jeunes filles de 16 à 20 ans à Châteauroux

Rome et la FSSPX : sanctions, indults, Motu proprio, levée des excommunications, discussions doctrinales...
La Porte Latine a fait la recension de plus de 1 600 textes concernant la crise de l'Eglise et ses conséquences sur les rapports entre Rome et la FSSPX.On peut prendre connaissance de l'ensemble ICI


Carte de France des écoles catholiques de Tradition
La Porte Latine vous propose la carte de France des écoles de Tradition sur laquelle figurent les écoles de garçons, de filles et les écoles mixtes. Sont mentionnées les écoles de la FSSPX et des communautés amiesVoir ICI


Intentions de la Croisade Eucharistique pour 2019
La Fraternité Sacerdotale Saint Pie X se propose de reconstituer en son sein une Croisade Eucharistique des Enfants, restaurant ainsi ce qui fût autrefois une oeuvre impressionnante tant par sa mobilisation que par son rayonnement spirituel.Tous les renseignements sur la Croisade ICI



Vendredi 24 janvier 2020
01 1